Archivo de la categoría: Mis poemas

El farol

achu-farol

Mi abuela te espera cada día

Deja prendida para ti una luz

Al fondo de la noche.

 

Mi abuela pregunta cuándo llegas,

Cuándo te vas, si estás entero.

 

Mi abuela hace sitio en la mesa

Y se queda esperando,

Mece los sueños en el sofá,

Hasta que le aviso que ya es

Hora de dormir.

 

Quién tuviera su fe en tu regreso

cada noche, su no saber,

La suprema ventaja de la desmemoria.

Anuncios

Mujer bajo la lluvia

Desnuda-bajo-la-lluvia

Una mujer bajo la lluvia es un enigma
Que se construye en cada gota
Una autopista a la ternura.
Una mujer bajo la lluvia es una oración abierta
Sin comas, sin puntos finales, solo los suspensivos.
Una mujer que se ase a la lluvia, y la abraza
Es siempre una mujer desnuda
Un cuerpo poseído por los mares
que la recorren, inexorablemente,
Besan sus nalgas, el hilo de infinito de sus senos,
Descubren abismos imposibles
Y revelan hasta los más íntimos deseos.
Una mujer que se lanza a la lluvia
Provoca el desasosiego de los otros,
Ellos, los pobres, tan cuerdos.

Poema

soledad

Pellizcarme, por que el dolor no duela

Sellarme los labios con grapas de oficina

Y llorar para adentro, rasgando mi lengua

Con los dientes con filo de la duda

Alejarme de los vitrales -Quisiera que cantaran sobre mi carne, ahora mismo.

De la cintura gris de los puentes más altos.

Tarea de mañana.

Cruz verde

10256229_624644640951689_6672510045837880651_n

Dijiste cruz verde

Y jugabas

Sucede siempre

La gente dice y yo asiento

Abro los oídos

casi pueden ver las espirales en mi cabeza

pero de todas formas no escucho

no importa si digo “sí”,

y ahuyento los elefantes por un rato

Ahora recuerdo

Hablabas de un borracho

Inspirador de cuentos.

Buena historia, no hay dudas

Pero yo andaba en otros sitios

Quizás en la cabeza del borracho que

Tu amiga ve todos los días

Para escribir sus invenciones

Si acaso se mirara ella misma

Ignoro si la historia

Nos seguiría pareciendo buena

Pero no te lo digo

Al final es cierto que es mejor el borracho

Que su vida de colegiala buena

Que no sabe que el paraíso a veces

da miedo

Y puede ser también ese borracho

Que bosteza

chupa la última gota de su botella verde

y a pesar de ello no la maldice.

No hay dudas,

Es mejor el borracho

Que ella, tú, yo misma

En eso pienso cuando dices

Cruz verde

Y no entiendo que sólo es una broma

Un aterrizaje forzoso de los monstruos que ensartan mi cabeza

Mientras camino cerca de tu escuela

En la esquina donde el borracho

Ve pasar la vida

Y se consuela.

La diferencia es que no me interesa escribir nada

Sólo le daría algo

Un poco de dinero

Una botella

A fin de cuentas qué importa, si vuela,

Dónde crecen sus alas.

Idilio

10430386_10203262793964091_1306819797250057040_n
Sueño a un hombre
Y lo escribo
Lo sumerjo en mis párpados
Lo dejo acurrucarse, levemente, en mis noches.
Sueño a un hombre y lo espanto
Lo salvo de mis martes, de mis domingos tristes.
Lo llamo como un amo exige lo que le pertenece
Y a pesar de ello espero que acuda prevenido.
Amo a un hombre y lo escucho
lo observo, inmóvil,
En una foto que guardo como gloria.
Sueño a un hombre,
Que es como una cruz que no ha pedido
Ser llevada.
Y lo peor es que no hay manera de evitar
El sueño, el amor, el desvarío.
Ni puerto existe donde sea posible el encontrarnos.
Sueño a un hombre y me escondo,
Me crispo, me enderezo, me castigo
La piel y los humores.
Sueño a un hombre que existe,
Y eso me arrasa el alma.

La soledad como circunstancia

La soledad como circunstancia

Saber que soy solo yo, con mis demonios

Sin reflejos

Porque nadie piensa en mi sombra

Ni me besa los labios con lágrimas

 

1d3de8fc4c8da413

 La soledad como aire, agua, compañía

Como mar que me condena a la isla

 

Es la soledad, anunciándose inevitable

Incluso cuando hay tregua.

 

La soledad que me marca el látigo en la frente

En los ojos, en el vientre y los pasos.

 

Siempre se van los hombres que me aman.

Nunca acaban de llegar quienes amo.

 

Me dejó mi padre temprano y ahora es como una sombra

Un abrazo que se queda inconcluso porque no recuerdo mi papel,

Cuando todavía era, y no se había ido.

 

La soledad como fin del amor

La soledad, flagelante, honda, mezquina

Acechando, latiendo como si la llevara dentro.

 

La soledad, qué mierda, de qué vale esperar tanto…

Por nada.

Mi muchacho

GEDSC DIGITAL CAMERA

Ese muchacho que me espera afuera

llegó temprano, sin anunciarse un día, una hora siquiera

interrumpió mi sueño

y aún sonríe sin conocer mis iras.

Si otro hubiera sido y no él, con su piel que disloca mis nortes,

Sería ya víctima, como intruso que es a todos los efectos,

De los rasgos amargos que dibuja mi cara en tales casos

Y de mi voz, a veces,

Cuando el sueño es profundo o divertido.

Pero es ese muchacho y no otro quien perturba mi descanso

me hace cosquillas con su nariz de Pinocho

y dice que soñó conmigo y que gritaba.

Yo Gritaba.

Yo que quiero desbocarme sobre su cintura

y que me cabalgue, o yo a él,

como hacían los hombres del pasado en sus cuevas,

al fuego de la lumbre.

Como aquellos, tampoco nosotros hablamos del amor

Ni queremos pensarlo.

Alguna vez, hace bien poco, tuve la sensación de que podría amarlo.

Incluso un día, muy frío, eso seguro,

se lo dije bien bajo

pero no me escuchó, o no quiso.

Pasa que ese muchacho llegó a mi vida por encargo y

se fue ligero

sin rituales, sin lágrimas, sin extrañarnos demasiado.

Civilizadamente.

Si quisiera ser consecuente con los hechos

ahora mismo le dijera que se vaya

recoja los olores prendidos en mi cuarto

y no regrese nunca.

Pero ese muchacho, cuando se marcha, arrebata las islas a mis naúfragos

esconde de mi cuerpo las ganas de olvidarlo

y hace que lo recuerde,

Dios lo guarde, si no vuelve temprano.

En su ausencia, no obstante, sigo mi vida y beso a otros

pero tampoco hablo de amor

y ellos se cansan de mí o yo de ellos,

o un buen día descubren que no me merecen.

Luego lo busco. Siempre lo busco y él lo sabe.

Sé por mi parte que se retrasa adrede

para avivarme los reproches

y resolverlos, cuando llegue, enroscados.

Nos abrazamos fuerte y, a ratos, percibo su cariño

como algo tangible

una silla, una mesa, una taza de té

o el colchón que ya se acostumbra a su peso.

Sospecho que está tan solo como yo

y como yo busca orgasmos

donde esconder las ganas de abrazar,

vivir con alguien, quererlo.

En eso pienso cuando llega el muchacho.

Correspondo a su sonrisa. Sólo una vez.

Será mejor que vuelva más tarde.

Guantánamo, 13 febrero de 2010

Polvo al polvo

Ojalá te mueras ahora mismo.

Dentro de una hora o dos,

El tiempo suficiente para decirle adiós

A los pocos amigos y al perro de la casa.

No hay amores llorando a tu diestra

Ni nada que te ate demasiado

Acaso ese acompasado rumor con que respiras

Y el baile trastocado de tus últimos pasos.

Nadie te extrañará en la cocina,

Ni buscará tus fotos

Para encontrarte el rostro.

Cuando por fin te mueras,

Será un final definitivo, sin preguntas…

Y luego, al polvo.

Desobediencia

No quiero acostumbrarme a estar sin ti

A este vacío que ocupa sitios en mi alma

Cuando te busco a mi costado, y no encuentro

Esos ojos marrón que me enloquecen

Y ahora mismo estarán observando estas mismas estrellas

Quizás hasta otras gentes.

Prefiero desgarrarme  los deseos

Hacerme daño, llorar, arrepentirme,

Antes de acostumbrarme a este silencio

Que plantaste en mi cama,

Y echa raíces.

Quiero esperarte, desesperarme incluso

Contar los días, de adelante hacia atrás y viceversa,

Por si sobra un minuto, por si faltara menos para verte.

No quiero acostumbrarme a estar sin ti

Tú, que completas el paisaje mejor de mi existencia

Mi cuerpo frágil que no me crees, y guarda, ese poco de ti

Que me estremece el vientre, pero no alcanza…

Pídeme que me acostumbre a tu presencia

Poblando mis rincones y mis días,

A tu angustia a veces, a tu melancolía

A tus preguntas y a todos tus reproches.

Por ti me será grato lo que cerca

Ese abrazo brutal que a veces duele

Todo puedes pedirme, a todo acostumbrarme,

Menos a estar sin ti, amor,

Mira que no obedezco.

La Coka Cola del olvido

Búscame la ropa y los zapatos, madre mía.

No me llores, todavía es temprano

Yo sobreviviré al vicio de estos días,

Al mar y a los gorriones.

Y regresaré a casa.

No dejaré que cargues la cruz de la desdicha,

Prefiero dar mi hombro, mi cintura y el sueño.

No me preguntes nada.

Más te vale no saber,

Negarlo todo, cuando vengan los verdugos.

Si es necesario, olvídame tres veces,

A mí, el hijo amado que criaste en tu seno y

Mantuviste a salvo de la hambruna,

El frío y las consignas.

No temas.

Yo regresaré a casa, con mi madero,

Algún día.

Suite

Después de la tormenta, otra tormenta.

AVENTURAS SIGILOSAS

CRÓNICAS EXTRAÑAS SOBRE SUCESOS COMUNES

Santiago Arde

Es Santiago y siento orgullo

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

siro4el

Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Dicen que la utopía...

No he estado enumerando las manchas en el sol, Pues sé que en una sola mancha cabe el mundo. He procurado ser un gran mortificado, Para, si mortifico, no vayan a acusarme...

El Almiquí Político

Blog personal del periodista cubano Javier Ortiz

Observatorio Crítico Cubano

¡Lucha tu yuca, taíno!

El Blog de al Lado

TAMAL, pero hay que HACERLO BIEN!

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

westerncongri.wordpress.com/

Western Congrí. Blog personal de Ariel Montenegro

Dialogar, dialogar

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara

KOKACUB@

“ocultar o callar es medio camino para mentir, mejor decir siempre la verdad.”

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Desde mi ínsula

Revolución, Socialismo, Participación

Yo Me Mi... pero Contigo

Conversemos en primera persona... de ti, de mí, de Cuba

Hablar contigo de mi

... para contarte en primera persona lo que a otros les digo en tercera.

Primada de Cuba

De cultura y algo más

Miguelnoa's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

Santiago Express

El Correo del Oriente

Cubanito en Cuba

100% Cubano

Cuba desde Moa

Un sitio para la reflexión certera desde Moa y sobre Cuba

Con Salvador por la victoria

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cybermambí

Tras la verdad tecnológica

Blogosfera Cuba

Comunidad Blogosfera Cuba

EL CARAPACHIBEY

Un sitio para hablar de nosotros