Archivo del sitio

Poemas de Julio Cortazar

1363007977_1

El futuro 

Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle,
en el murmullo que brota de noche
de los postes de alumbrado,
ni en el gesto de elegir el menú,
ni en la sonrisa que alivia
los completos de los subtes,
ni en los libros prestados
ni en el hasta mañana.

No estarás en mis sueños,
en el destino original
de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes
o una blusa.
Me enojaré amor mío,
sin que sea por ti,
y compraré bombones
pero no para ti,
me pararé en la esquina
a la que no vendrás,
y diré las palabras que se dicen
y comeré las cosas que se comen
y soñaré las cosas que se sueñan
y sé muy bien que no estarás,
ni aquí adentro, la cárcel
donde aún te retengo,
ni allí fuera, este río de calles
y de puentes.
No estarás para nada,
no serás ni recuerdo,
y cuando piense en ti
pensaré un pensamiento
que oscuramente
trata de acordarse de ti.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

“Soy la escritora de los andariegos comunes”, dijo Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2014.

Por: Elena Poniatowska

Elena Poniatowska posa para la prensa a su llegada al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. La escritora llevaba un traje rojo y dorado, regalo de las mujeres de Juchitán, un collar de plata y pendientes con forma de pez en oro.

A continuación el discurso íntegro de Elena Poniatowska  al recibir el Premio Cervantes 2014 en Alcalá, España:

“Majestades, Señor Presidente del Gobierno, Señor Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Señor Rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Señor Presidente de la Comunidad de Madrid, Señor Alcalde de esta ciudad, autoridades estatales, autonómicas, locales y académicas, amigas, amigos, señores y señoras.

Soy la cuarta mujer en recibir el Premio Cervantes, creado en 1976. (Los hombres son treinta y cinco.) María Zambrano fue la primera y los mexicanos la consideramos nuestra porque debido a la Guerra Civil Española vivió en México y enseñó en la Universidad Nicolaíta en Morelia, Michoacán.

Simone Weil, la filósofa francesa, escribió que echar raíces es quizá la necesidad más apremiante del alma humana. En María Zambrano, el exilio fue una herida sin cura, pero ella fue una exiliada de todo menos de su escritura.

La más joven de todas las poetas de América Latina en la primera mitad del siglo XX, la cubana Dulce María Loynaz, segunda en recibir el Cervantes, fue amiga de García Lorca y hospedó en su finca de La Habana a Gabriela Mistral y a Juan Ramón Jiménez. Años más tarde, cuando le sugirieron que abandonara la Cuba revolucionaria respondió que cómo iba a marcharse si Cuba era invención de su familia.

A Ana María Matute, la conocí en El Escorial en 2003. Hermosa y descreída, sentí afinidad con su obsesión por la infancia y su imaginario riquísimo y feroz.

María, Dulce María y Ana María, las tres Marías, zarandeadas por sus circunstancias, no tuvieron santo a quién encomendarse y sin embargo, hoy por hoy, son las mujeres de Cervantes, al igual que Dulcinea del Toboso, Luscinda, Zoraida y Constanza. A diferencia de ellas, muchos dioses me han protegido porque en México hay un dios bajo cada piedra, un dios para la lluvia, otro para la fertilidad, otro para la muerte. Contamos con un dios para cada cosa y no con uno solo que de tan ocupado puede equivocarse. Lee el resto de esta entrada

Gabo ha muerto

GGM-5Gabo ha muerto. Y yo me quedo sin palabras. Se las llevó todas, en un bolsillo, mientras escribía la última historia de su vida. Otro más, otro menos. Murió Gabriel García Márquez, a los 87 años, víctima de un cáncer y nos dejó el realismo mágico, y Cien Años de Soledad, y la inocencia de Santiago Nasar, los días contados de Florentino Ariza, porque es el amor y no la muerte la que no tiene límites. Era mediodía cuando su corazón se dejó vencer por la muerte. Mediodía era en México cuando murió, y no fue por amor. Hay días, como diría Cedeño, que no deberían ser.

Adiós, Gabo, nos vemos en Macondo.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

Cien Años de Soledad, Gabriel García Márquez.

Reserva militar

chavela-vargasBien se sabe que cuando nos dejan, dejamos, nos dejamos de alguien a fin de cuentas, que a nadie le importa quién tiró la primera piedra,  lo queramos poco o mucho, nos da por aliarnos al piso. Algunos más que otros. Yo prefiero la música. Definitivamente, siempre la música, así no esté en los peores momentos. Lee el resto de esta entrada

Hormigas

por Lilith

HORMIGAS

La besé en la boca y me escupió. La agarré por el torso sin que lo esperara y le apreté los cachetes con las dos manos, atrayendo sus senos iluminados, y se soltó de un respingo que la hizo caerse sobre sus nalgas bien formadas, esas nalgas esculturales de mulata con poco uso.

Y ya, fue la última vez que la vi, pensé que se había esfumado, hasta hoy, le digo al oficial que está sentado sobre la banqueta de pino macizo y anota mis palabras o lo que cree entender de ellas en una agenda mínima, con aire distraído o desconfiado, no podría decir: siempre me ha costado descifrar a los policías.

Pasada casi una hora de preguntas inútiles, por fin se detiene, se rasca la barba en el rojo que le dejó una hormiga brava, guarda la agenda en el bolsillo izquierdo de la camisa y se va.

Manolito, que desde que llegó el fiana ha estado pasando de un lado al otro de la cuadra, se apresura a comerme a preguntas, pero hoy no es su día.

-socio, tira pa acá que estoy seco- me dice cuando le alargo un trago de ron.

-Na. Todo tranquilo. Me vino a preguntar de la Sandra.

-La hija del Compa- pregunta con los ojos en el techo, como si estuvieran cazando hormigas. Buscando más información.

-La misma, pero ya tú sabes, yo le dije lo que sabía.

Luego lo despido. Le digo que tengo muchas cosas que hacer, que las tengo, y lo acompaño hasta la puerta, el tiempo suficiente para que se acabe el último sorbo de ron y me devuelva el vaso de María, que si no se forma la grande.

Sandra. Sandra. La Sandra. Sandrita. Mulatona. Lo rica que estaba, lo bien que sabía a pesar de lo que dicen sobre las negras, que hieden fuerte. Pero Sandra no. Era una mulata fina que olía a lavanda y cremas caras. Hija de español  y negra de solar, pero criada a toda leche en la mejor casa de Guantánamo.

Sandra que estudió conmigo la secundaria y desde chiquitica se mordía los labios para provocarte o se metía en el baño a buscarte en la portañuela, a ver quién vivía. Sandra que, después de los 15, empezó a ponerse ropa de marca y a hacerse la difícil, ella que se había despachado medio escuela, profesores incluidos. Lee el resto de esta entrada

Isabella

isa
Desde que existe, se me acabaron los libros de un tirón, los leídos diez veces, los de cabecera -mi cama no tiene y la cómoda es baja-, los puros y lisos, ausentes de mil batallas.
Desde que existe, y sus manitas escalan el librero conforme pasan los meses, y su cabecita casi llega a la tercera fila, donde está el Doctor Shivago, y los Hermanos Karamasov y la Guerra y la Paz, el genial Memorias de Adriano; mis libros no descansan más.
Desde que existe, es posible encontrar entre la prosa fina de la Loynaz algún verso borracho de Charles Bukwoski, o entre los mundos imposibles del Cerebro de Donovan los fundamentos del marxismo leninismo de mis tiempos de universidad.dura
Desde que existe, mis libros desandan por la casa, se desnudan impúdicos y procaces, dejan al vuelo las palabras, los párrafos, la metáforas.
No sabe leer pero se las ingenia para encontrar mis frases favoritas, un desenlace que adoro, los mejores poemas, los pensamientos más elaborados…, y los deshace en mil pedazos, en piezas minúsculas de papel y talentos.
Desde que intenta imitarme, y anda con un libro bajo el brazo, buscando no sé qué en las letras silentes todavía, los amigos ya no son del tipo que regala libros y los dedica, eternizando el cariño o recordando tiempos que ya no son.
Desde que puebla mi casa con sus pasos de abeja reina, con su sonrisa, sus ojos, su pelo que no es nada como el mío, sino un río de aguas alegres, mis libros no tienen más descanso:
Ella los convierte en flores que se abren en los rincones, detrás del aparador, en las equinas de los cuartos, enamorando con sus palabras, con sus mundos lejanos o cercanos, a las salamandras y las hormigas.

Mi vida con la Ola

Octavio Paz

Max Gasparini

Cuando deje aquel mar, una ola se adelanto entre todas. Era esbelta y ligera. A pesar de los gritos de las otras, que la detenian por el vestido flotante, se colgo de mi brazo y se fue conmigo saltando. No quise decirle nada, porque me daba pena avergonzarla ante sus compañeras. Además, las miradas colericas de las mayores me paralizaron.
Lee el resto de esta entrada

Tres poemas de Raymod Carver


fotos.miarroba.com

 

Raymond Clevie Carver, Jr. (25 de mayo de 19382 de agosto de 1988), escritor estadounidense adscrito al llamado realismo sucio.

 

SANGRE

Éramos cinco a la mesa de juego
sin contar al croupier
y su ayudante. El hombre
de junto a mí tenía los dados
en la mano.
Se sopló los dedos, dijo:
¡Vamos, pequeños! Y se inclinó
sobre la mesa para tirar.
En ese momento, una sangre roja brotó
de su nariz, salpicando
el verde paño de fieltro. Soltó
los dados. Se echó hacia atrás pasmado.
Y luego aterrorizado cuando la sangre
corrió por su camisa abajo. ¡Dios mío!
¿qué me está pasando?
gritó. Se agarró a mi brazo.
Oí funcionar los motores de la Muerte.
Pero en aquella época yo era joven,
y estaba borracho, y quería jugar.
No tenía por qué escuchar.
Así que me largué. No me volví ni siquiera,
ni encontré esto dentro de mi cabeza, hasta hoy.

 

ÚLTIMO FRAGMENTO

¿Y conseguiste lo que
querías de esta vida?
Lo conseguí.
¿Y qué querías?
Considerarme amado, sentirme
amado en la tierra.

 

DOS MUNDOS

En el aire denso
con olor a azafrán,

sensual olor a azafrán,
miro cómo desaparece el cielo limón,

un mar que cambia de azul
a negro aceituna.

Miro el relámpago que salta desde Asia como
dormido,

mi amor se agita y respira y
se vuelve a dormir,

parte de este mundo y sin embargo
parte de aquél.

Tres de Galeano

Fridamanía

Julio 7

Columna-rota-Frida

En 1954, una manifestación comunista camino las calles de la ciudad de México.
Frida Kahlo iba ahí, en silla de ruedas.
Fue la última vez que la vieron viva.
Murió sin ruido, poco después.
Y unos cuantos años pasaron hasta que la fridamanía, tremendo alboroto, la despertó.
¿Resurrección o negocio? ¿Se merecía esto una artista ajena al exitismo y al lindismo, autora de despiadados autorretratos que la mostraban cejijunta y bigotuda, acribillada de agujas y alfileres, acuchillada por treinta y dos operaciones?
¿Y si todo esto fuera mucho más que una manipulación mercantil? ¿Un homenaje del tiempo, que celebra a una mujer capaz de convertir su dolor en color?
Eduardo Galeano – Los hijos de los días.

Lee el resto de esta entrada

Declaraciones de Leonardo Padura

por Jorge González Arocha

“Creo que se ha demostrado que es posible vivir en Cuba, escribir sobre Cuba, tener una postura crítica con respecto a la realidad cubana y no por eso tener posiciones que puedan ser consideradas contrarrevolucionarias”, afirmó el escritor Leonardo Padura en el encuentro sostenido durante una hora y media con estudiantes de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana el 16 de enero de 2013 en el espacio Confluencias.

Leonardo Padura Fuentes

En un diálogo abierto y franco, rodeado de una veintena de jóvenes, respondió a las preguntas formuladas, repasando por varios momentos fundamentales de su vida y su obra: la novela y la historia, Trotski y su maldición, la figura del artista y el intelectual, las transformaciones en Cuba y hasta el reguetón.

Lee el resto de esta entrada

Suite

Después de la tormenta, otra tormenta.

AVENTURAS SIGILOSAS

CRÓNICAS EXTRAÑAS SOBRE SUCESOS COMUNES

Santiago Arde

Es Santiago y siento orgullo

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

siro4el

Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Dicen que la utopía...

No he estado enumerando las manchas en el sol, Pues sé que en una sola mancha cabe el mundo. He procurado ser un gran mortificado, Para, si mortifico, no vayan a acusarme...

El Almiquí Político

Blog personal del periodista cubano Javier Ortiz

Observatorio Crítico Cubano

¡Lucha tu yuca, taíno!

El Blog de al Lado

TAMAL, pero hay que HACERLO BIEN!

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

westerncongri.wordpress.com/

Western Congrí. Blog personal de Ariel Montenegro

Dialogar, dialogar

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara

KOKACUB@

“ocultar o callar es medio camino para mentir, mejor decir siempre la verdad.”

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Desde mi ínsula

Revolución, Socialismo, Participación

Hablar contigo de mi

... para contarte en primera persona lo que a otros les digo en tercera.

Primada de Cuba

De cultura y algo más

Miguelnoa's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

Santiago Express

El Correo del Oriente

Cubanito en Cuba

Desde La Habana, Cuba

Cuba desde Moa

Un sitio para la reflexión certera desde Moa y sobre Cuba

Con Salvador por la victoria

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cybermambí

Tras la verdad tecnológica

Blogosfera Cuba

Comunidad Blogosfera Cuba

EL CARAPACHIBEY

Un sitio para hablar de nosotros

The Young Cuba Blog

This is a blog where you can dialogue about Cuba. A space provided by young people in the University of Matanzas