Carnaval

0025-p

Carnavales en Guantánamo, del 12 al 14 de agosto

A mí no me gustan los carnavales. Generalmente, salgo solo de día a recorrer las vendutas que llegan desde todo el país para sumarse a ese subidón de adrenalinas y fiebre de comprar cualquier cosa tan común en estos festejos, sean de donde sean.

Eso y algunas fiambres imposibles de conseguir en los timbirichis guantanameros. Si acaso salgo en las noches, elijo un sitio tranquilo lo más alejado posible de las áreas neurálgicas del San Joaquín guantanamero y trato de regresar temprano.

No siempre fue así. Antes, el asunto era que mi familia no me permitía ir a los carnavales, cuando llegaba agosto, o a la plaza Pedro A. Pérez, en cualquier otro momento del año. Yo acataba como si fuera una  niña siendo ya mayor de edad porque, en el fondo, luchar contra la norma era un gasto demasiado grande para la gratificación mediocre que para mí, al menos, entrañan estas fiestas.

En algún momento, no obstante, quise salir del cascarón y lo hice. Estaba en doce grado y mi grupo de la vocacional planeó una noche de fiesta en la concurrida Carlos Manuel, que fue más un pasillar de un lado a otro en busca de ese caldo caliente y en otras vidas espumoso que es la cerveza de pipa.

Recuerdo que me puse un par de botas, a la usanza en aquellos años, un cojunto de pantalón y blusa de brillos para no desentonar, los labios rojos, los ojos pintados de un negro chillón si eso fuera posible y el pelo suelto y rizo hasta las nalgas.

Mis otras amigas, con atuendos más o menos similares, formaban un grupo de 10 más o menos que agarrándonos de la mano para no perdernos en tiempos en los que no existían los celulares, fuimos calle arriba y calle abajo, saludando conocidos, pegándonos de cualquier jarra efervescente y volviendo a partir.

En algún momento, encontramos lo que buscábamos. Una calle en la que sonaba la música de los muchachos de la Terraza, los más famosos de la ciudad. Brinqué. Me apretujé contra desconocidos, me resguardé tras esas mismas espaldas cuando alguien amenzaba iniciar una riña y, momentos antes de amanecer, decidimos regresar a casa.

Es mi experiencia y, si la recuerdo, es porque fue tan inusual como mi apatía porque, así como yo podría vivir perfectamente sin el carnaval, hay gente que lo lleva en la sangre, para la cual es más cultura que fiesta, un momento para el que se guardan quilos y mudas de estrenos durante todo el año, justo desde el mismo día en que se acaban los últimos.

Hasta en los momentos más duros -brotes de enfermedades de todo tipo, ásperas sequías, crisis energéticas, periodo especial al duro- el carnaval resistió, con sus tres días de fiesta, sus tarimas hechas de pino verde y sus muñecones horribles asustando a los niños en los días de paseos en los que media ciudad se entregaba a los meneos de las rumberas y el paso multicolor de las congas y los paseos.

Tiempos en los que, a falta de tradiciones más altas, hemos convertido en religión la búsqueda de la cerveza de pipa, que es un premio en sí misma, como si comprarla, llegar con ella fría al grupo de amigos y apurarla en medio del calor fuera realmente lo más importante, más el proceso que el resultado, una cerveza bomba y aguada, bautizada mil veces…, el cerdo asado, la pizza camagueyana, las brochetas, el olor del aceite refrito después de tres días, la noche en vela.

Ya he dicho que no me gustan los carnavales, pero cuando salgo, de día o de noche, siempre me sorprende la alegría que es como un rebelarse, como un don  preciado que el cubano alimenta como a una llama contra el frío, como la lumbre para cocer mejor la vida, para digerirla como venga.

No importa que los carnavales perdieran todas aquellas tradiciones por las que suspiró el gran Fernando Ortiz, no importa que por momentos todo se reduzca a vender y que suene cualquier música, no importan las opiniones que hablan de pan y circo.

Solo por la alegría, vale la pena…

 

 

Anuncios

Acerca de Lilibeth Alfonso

Periodista del periódico Venceremos.

Publicado el agosto 12, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Dagoberto Garcia

    Puro circo, lleno de conformismo, no importa esto no importa nada, el pueblo necesita circo para olvidarse que viva una vida miserable.

    Me gusta

  2. Hola:-)

    Soy guantanamero y coincido con Lilibeth, A mi me gustan y me disgustan, eso lo determinan quienes estén a mi alrededor.

    Saludos;-)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Suite

Después de la tormenta, otra tormenta.

AVENTURAS SIGILOSAS

CRÓNICAS EXTRAÑAS SOBRE SUCESOS COMUNES

Santiago Arde

Es Santiago y siento orgullo

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

siro4el

Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Dicen que la utopía...

No he estado enumerando las manchas en el sol, Pues sé que en una sola mancha cabe el mundo. He procurado ser un gran mortificado, Para, si mortifico, no vayan a acusarme...

El Almiquí Político

Blog personal del periodista cubano Javier Ortiz

Observatorio Crítico Cubano

¡Lucha tu yuca, taíno!

El Blog de al Lado

TAMAL, pero hay que HACERLO BIEN!

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

westerncongri.wordpress.com/

Western Congrí. Blog personal de Ariel Montenegro

Dialogar, dialogar

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara

KOKACUB@

“ocultar o callar es medio camino para mentir, mejor decir siempre la verdad.”

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Desde mi ínsula

Revolución, Socialismo, Participación

Yo Me Mi... pero Contigo

Conversemos en primera persona... de ti, de mí, de Cuba

Hablar contigo de mi

... para contarte en primera persona lo que a otros les digo en tercera.

Primada de Cuba

De cultura y algo más

Miguelnoa's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

Santiago Express

El Correo del Oriente

Cubanito en Cuba

100% Cubano

Cuba desde Moa

Un sitio para la reflexión certera desde Moa y sobre Cuba

Con Salvador por la victoria

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cybermambí

Tras la verdad tecnológica

Blogosfera Cuba

Comunidad Blogosfera Cuba

EL CARAPACHIBEY

Un sitio para hablar de nosotros

A %d blogueros les gusta esto: