Hasta pronto Pipi, señor del changüí

eduardo_goulet

Yo pensé que tenía tiempo para entrevistarlo. Tiempo de sobra, me decía con esa manía de creernos que la gente buena, talentosa, es inmortal, porque deberían serlo- y pasaba por delante de su casa, y entraba y salía a sus fiestas, pensando que siempre tendría un momento para entrevistarlo como Dios manda, que en su caso era en medio de un changüí, airados con el aroma inconfundible de un puerco en púa.

Pipi se fue para siempre. Lo enterraron esta mañana en el cementerio de su pueblo, un cementerio modesto custodiado por un par de ángeles a la entrada, entre decenas de muertos conocidos, a poco más de un kilómetro del puente y el parque que, sin que nadie nunca los haya señalizado como tal, son el centro del poblado de Felicidad de Yateras, justo donde Pipi echó su vida y su changüí.

Porque Pipi era el changüí. En él insistió cuando el resto del país se dejó llevar por la boga y la novedad, mucho antes de que Formell nos pusiera a bailar con el guararey, mucho antes de que el viejo Revé nos envolviera con ese ritmo que parecía changüí, aunque en realidad no lo era.

Que parezca changüí no es que lo sea. Y Pipi se defendía. “El changüí no lleva guitarras”, “el changüí no va tan de prisa”, le había dicho una vez a Celso, luego El Guajiro en mayúsculas, pero entonces un muchachón tan flaco como siempre aficionado a la improvisación y a las cuerdas.

Lo defendía desde el arraigo y desde el amor, antes de los turistas, antes de la ayuda, antes que todo, ya Pipi era Pipi y su changüí, Estrellas Campesinas o simplemente El Changüí de Pipi, el sarao del barrio, de Felicidad toda.

El suyo era el changüí de la guardarraya y el bohío, el que tocaba el campesino con nada, con lo que apareciera. El suyo era el changüí en su más sabrosa sencillez, con su tres, su marímbula, sus maracas, su bongó del monte. El suyo era el changuí que no quería parecerse a nadie, que no quería conquistar a nadie, y que quizás por eso mismo conquistó a tanta gente.

Hasta su ranchón fue el mundo. Y él les daba lo que querían. Changuí, cumbancha, dos, tres días, el tiempo que aguantaran.

En su casa, no se exigía entrada ni salida. No se tocaba otra cosa, con excepción de algún grupo que, desde su alma de promotor, quisiera ayudar compartiendo su tarima. No se coqueteaba con nada. Era changüí y ya está. La noche entera, y la noche entera la gente se quedaba, y si no te apurabas en desengancharte bien que te podía descubrir el sol.

Pipi no era mi amigo. Pipi probablemente no sabía de mí más que era la nieta de Dora y René, la de la casa al frente del secadero de café, la hija de Rafael, una muchachita amante del río y los caballos y que de vez en cuando, rodeada de parientes, se aventuraba hasta su rancho, a machucar el piso tratando de cogerle la vuelta a ese ritmo que a él, sin embargo, le salía del alma.

Porque el changüí, siempre decía Eduardo Goulet, que así se llamaba el que siempre será Pipi, “antes de tocarlo, hay que sentirlo”.

Acerca de Lilibeth Alfonso

Periodista del periódico Venceremos.

Publicado el noviembre 3, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Es muy grandioso cuando de repente y sin querer encuentras que alguien comenta sobre vivencias que te hacen dar un viaje a la niñez y recordar con tanto cariño esos festejos changuiseros en la tierra amada, bien cierto es que el grande pupi de nuestro felicidad siempre supo defender el changui desde sus raíces jamas permitió que en el se introdujeran cambios por muy adelantada la época y sus novedades. Comparto tan hermoso recorrido que hace la periodista de manera tan cursi, es muy hermoso que se recuerde a un hombre de pueblo de esta manera que no solo supo brindar changui en su rancho luego convertido en la casa del changui, sino que hasta su café frutas y puerquito asado en púa estuvo disponible para cada bailador que visitó su casa changuisera.

    Soy una de esas jóvenes que desde su infancia mas temprana trasnocho entre marimbola maracas tres y un pastorita, desde tierra venezolana añoro mi yateras cuna del changui y lamento esta perdida lamentable en mi pueblito de felicidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Suite

Después de la tormenta, otra tormenta.

AVENTURAS SIGILOSAS

CRÓNICAS EXTRAÑAS SOBRE SUCESOS COMUNES

Santiago Arde

Es Santiago y siento orgullo

La mariposa cubana

un capullo de cubanía

siro4el

Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas cuando la Revolución se venga abajo... será que la necedad parió conmigo, la necedad de lo que hoy resulta necio: la necedad de asumir al enemigo, la necedad de vivir sin tener precio.

El Almiquí Político

Blog personal del periodista cubano Javier Ortiz

Observatorio Crítico Cubano

¡Lucha tu yuca, taíno!

El Blog de al Lado

TAMAL, pero hay que HACERLO BIEN!

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

Western Congrí. Blog personal de Ariel Montenegro

Dialogar, dialogar

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara

KOKACUB@

“ocultar o callar es medio camino para mentir, mejor decir siempre la verdad.”

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Desde mi ínsula

“La audacia no es criticar tirando una piedra, la audacia es ser revolucionario” Alfredo Guevara

Yo Me Mi... pero Contigo

Conversemos en primera persona... de ti, de mí, de Cuba

Hablar contigo de mi

... para contarte en primera persona lo que a otros les digo en tercera.

Primada de Cuba

De cultura y algo más

Miguelnoa's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

Santiago Express

El Correo del Oriente

Cubanito en Cuba

100% Cubano

Cuba desde Moa

Un sitio para la reflexión certera desde Moa y sobre Cuba

Con Salvador por la victoria

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cybermambí

Tras la verdad tecnológica

Blogosfera Cuba

Comunidad Blogosfera Cuba

EL CARAPACHIBEY

Un sitio para hablar de nosotros

A %d blogueros les gusta esto: