Ítaca, como para no volverte a ver…

Regreso-a-ÍtacaEs complicado juzgar cuando una historia, cuando la voz misma que cuenta te roza tan de cerca. Con Regreso a Ítaca me pasó, y no fui la única. “Mira y me dices, yo soy muy sentimental para juzgarla fríamente”, me dijo un amigo de correrías cinematográficas y me alargó la memoria flash con la película de Laurent Cantet, escrita a cuatro manos con Leonardo Padura.

Porque Regreso… es una conversación, una noche entre amigos de principio a fin y ese tono de parranda íntima que se establece desde los primeros minutos, con los Fórmula V y uno de esos temas que marcaron época en el ideario cubano, y sigue hasta los créditos.

En el intermedio, Cuba en palabras y nada más. Cuba vista por el cubano normal que vive la medianía de la vida, sus cuarenta o cincuenta años, el cubano que vivió los tiempos heroicos, las movilizaciones entusiastas a cortar caña, la carrera por el mundo nuevo, el tamaño orgullo de ganarse un puesto en la vanguardia, y de paso un carné de la juventud comunista, semillas del hombre nuevo.

Y enlazados a esa nostalgia nacional, con su toque de amargura, se deslizan el pasado de cada uno de los cinco amigos que se encuentran en una terraza de la Habana de hoy, para celebrar el regreso de uno de ellos, emigrado en España durante 16 años.

Pero, con todo, es el devenir nacional lo que realmente lleva la voz cantante en esta historia donde cada uno de los personajes representa un conflicto de los muchos que conviven dentro de la isla.

El que se fue, con su fardo de nostalgias, recordándonos que no todo fue fácil y haciendo, de la partida, una decisión inevitable; el negro, creyente en Cuba como tierra donde está la familia, como sitio para preservar pero con los ojos abiertos; la doctora, la madre que ante la disyuntiva de quedarse con sus hijos o dejarlos ir, “decidió darles la oportunidad de una vida mejor” y ahora vive con la desazón y la amargura de no saber si hizo lo correcto; el pintor que, truncado una y otra vez, se dejó vencer y ahora embarra lienzos para venderle a los turistas de La Habana; el dirigente corrupto que justifica su falta de sinceridad como si fuera una condición sine qua non para vivir en un país como este.

Y eso, hace que uno se sienta en casa. Que casi pueda saborear el ron que baja por sus gargantas, el aire inconfundible del malecón, que uno se ponga cómodo, y mire para los lados ante un parlamento hiriente.

Regreso… juega, se parapeta en la empatía, en la vivencia, el pensamiento colectivo. Las preguntas de los personajes son las que, cada semana o cada vez que llega algo a la carnicería aledaña a mi casa, escucho a través de la ventana de mi cuarto.

Y eso, precisamente, es lo que me confunde. Regreso…, es la realidad cruda, esa realidad que, para vivirla, no hace falta que nos la cuenten, ni movernos al cine, ni dedicarle casi dos horas de la noche para cumplirle al amigo que te la alargó gracias a la magia replicadora de las memorias flash, y ahora espera tu crítica.

Más allá de la empatía y de las actuaciones –los protagónicos fueron de Isabel Santos, Jorge Perugorría, Fernando Hechavarría, Néstor Jiménez y Pedro Julio Díaz Ferrán-, todas orgánicas, leales a la realidad, al habla del cubano…, nada más la trasciende, nada más la salva, o por lo menos así lo veo.

Hasta el momento del clímax, cuando el emigrado dice que no quiere irse más y revela las causas de su escape, nos parece una escena vivida una y otra vez, tanto que no sorprende, aunque no la viéramos venir, ni conmueve, quizás porque a muchos nos suene un poco traído por los pelos la historia esa de irse para no echar pa alante a un amigo, la total falta de opciones ante los requerimientos de Gladys.

Tengo que reconocerle, no obstante, la armonía sin deslumbramientos que logra la dirección de arte, la escenografía, la musicalización, la edición y la fotografía.

Sólo una película bien actuada y orgánica más del nuevo cine cubano que, por suerte, se desembarazó de los lugares comunes de la puta, la mulata y el chulo, y que, como ambiente, buscó para la ocasión una habana un poco más real, aunque no totalmente a salvo de los estereotipos.

En general, me dejó la sensación de lo prescindible. No movió nada excepto las nostalgias, y para ello con “Eva María se fue, buscando el sol en la playa….”, del inicio, hubiera sido más que suficiente. Y esta, querido Eliéser, es mi opinión.

Anuncios

Acerca de Lilibeth Alfonso

Periodista del periódico Venceremos.

Publicado el mayo 24, 2015 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Suite

Después de la tormenta, otra tormenta.

AVENTURAS SIGILOSAS

CRÓNICAS EXTRAÑAS SOBRE SUCESOS COMUNES

Santiago Arde

Es Santiago y siento orgullo

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

siro4el

Sátira, Realidades, Cuba en el mundo

Dicen que la utopía...

No he estado enumerando las manchas en el sol, Pues sé que en una sola mancha cabe el mundo. He procurado ser un gran mortificado, Para, si mortifico, no vayan a acusarme...

El Almiquí Político

Blog personal del periodista cubano Javier Ortiz

Observatorio Crítico Cubano

¡Lucha tu yuca, taíno!

El Blog de al Lado

TAMAL, pero hay que HACERLO BIEN!

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

westerncongri.wordpress.com/

Western Congrí. Blog personal de Ariel Montenegro

Dialogar, dialogar

Este blog es un homenaje al destacado intelectual cubano Alfredo Guevara

KOKACUB@

“ocultar o callar es medio camino para mentir, mejor decir siempre la verdad.”

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Desde mi ínsula

Revolución, Socialismo, Participación

Yo Me Mi... pero Contigo

Conversemos en primera persona... de ti, de mí, de Cuba

Hablar contigo de mi

... para contarte en primera persona lo que a otros les digo en tercera.

Primada de Cuba

De cultura y algo más

Miguelnoa's Weblog

Just another WordPress.com weblog

Espacio libre

El mundo es muy amplio para que se escuche una sola voz. Desde Cuba escribo, y quiero compartir este espacio con todos los que quieran ser escuchados

Santiago Express

El Correo del Oriente

Cubanito en Cuba

100% Cubano

Cuba desde Moa

Un sitio para la reflexión certera desde Moa y sobre Cuba

Con Salvador por la victoria

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

Historias de vida: Blog de Mabel Pozo Ramírez

Historias de personas que viven en Guantánamo

enero11

Literatura para romper el tiempo.

ZONA de STRIKE

AQUÍ SOLO HABLAMOS DE BÉISBOL

La Polémica Digital

Espacio para debatir sobre Cuba

Cybermambí

Tras la verdad tecnológica

Blogosfera Cuba

Comunidad Blogosfera Cuba

EL CARAPACHIBEY

Un sitio para hablar de nosotros

A %d blogueros les gusta esto: